Blogia
Impronta en las dunas

Vértigo amarillo.

    Y de nuevo Andestdi es sorprendido por la Voz, la agradece pues es un modo de no estar solo, pero es que nadie lo está. La soledad, siempre, es una multitud que calla. La deja hablar, humilde como sus huellas en la arena. Escucha.

    ...y llegará una mañana de cuervos blancos y palomas negras. Los payasos enterrarán el humor y los milagros en la fosa de la sonrisa de un niño al que le han arrebatado la infancia. Los viejos esparcirán granos-trampas a los pies de los espantapájaros y nadie descifrará el enigma. Una lluvia al revés, mojará las alas de los ángeles que se precipitarán como aviones abatidos sobre los trigales quemados. Entre las cenizas el esqueleto del pintor suicida y brotando del cráneo un girasol vértigo amarillo. Será un día muy largo... 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Abel German -

Este texto tiene el encanto del enigma, pese a la referencia obvia a Van Gogh. O por esa referencia. De nuevo abre una puerta a la reflexión. Y al misterio, que es la evidencia de la poesía.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres