Blogia
Impronta en las dunas

La verdad espera.

Hablan los astros con sus tours zodiacales

Hablan los vuelos de las aves y sus cantos

Hablan los caracoles

             el humo del tabaco

             el poso del café

             las velas

             veinticinco agujas en un plato

Hablan las líneas de las manos

             las cartas

             los troncos

             el color de un gato

Hablan los números

            los sueños

            las manchas de tinta

            las huellas dactilares

Hablan el Talmud

             el Corán

             la Biblia

             la Torá

             los hexagramas de un libro milenario

             El Capital del viejo Marx

             Cada uno a su modo

Hablan los poetas y filósofos con sus metáforas

            los científicos con sus teorías

                                          sus ecuaciones

Hablan los papagayos...

Cada cual entiende lo que quiere

y luego habla.

La verdad espera que todos callen.

             

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Abel Germang -

Esta variante del tema de la verdad es todo un logro. Es un poema limpio que nos dice además algo inquietante. Nos dice que todo lo que hoy aparece como verdad no es la verdad. Que todas las búsquedas de la verdad conocidas están condenadas al fracaso. Que la verdad está en el silencio que hay detrás de tanto ruido. O sea, que la verdad aún no ha sido dicha. Y (he aquí lo más inquietante) uno se queda con la sensación de que jamás será dicha.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres