Blogia
Impronta en las dunas

La mirada del desarraigo.

    Mirada llena de soledades en los ángulos de desconocidos parques, remansos de ciudades extrañas a la que incomodas con tu acento y el modo peregrino de afrontar las costumbres. Eres un rumiante de residuos en las praderas de la memoria, expulsado del instante por la indiferencia o el desprecio y el inconfesable temor al olvido. Llegas vomitado por el mar o el cielo con un olor exótico de ambigua sospecha, como una pasiva violencia para los nativos hechos a su aparente inmutabilidad de territorio al margen, recién incorporado a los itinerarios del mundo. Imploras un documento que te haga hombre, una dádiva legal del Reino. Pero tu mirada no cambiará de ningún modo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Abel German -

Este texto tiene la peculiaridad de moverse en una frontera difusa, donde se mezclan la poesía y la prosa. Una frontera peligrosa. Son pocos los poetas que logran el equilibrio adecuado para que un texto así no se derrumbe. Y creo que tú lo logras. Ganas muy bien el desafío. Y el mensaje llega al lector (al menos a mí) con la fuerza y la sensibilidad que el tema merece.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres