Blogia
Impronta en las dunas

Los nudistas.

    Nubes manchadas de ilusiones en la avenida azul del mediodía. El mar sobornando a las dunas. Un punto alado en las alturas y los alisios animando las  palmeras. Nosotros, desnudos en la arena, caldeados por un sol intermitente sospechosamente bondadoso. Hay una brevedad que nos adormece y el peligro se repliega en una sensación gratificante. Puede que existir sea sólo esto y lo demás desagradables ensoñaciones y también que esto sea el Paraíso y yo y tú la primera pareja y la supuesta memoria sólo una advertencia. Quizás Dios no es el tramposo que hemos imaginado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Abel German -

Sí, coincido con que el paraíso puede hallarse en algunos sitios y en algunas situaciones. El que se describe en el poema es uno de ellos. Descripción, por cierto, que considero un buen ejemplo de descripción poética.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Robert -

Los mínimos momentos de felicidad, aunque los disfrutemos con el escepticismo de estos nudistas resultan francamente bellos, mágicos, necesarios...
























¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres