Blogia
Impronta en las dunas

...después

...después

             después

cuantos cristales ha dispersado la frustración del viento

cuantos motivos recurrentes para no asfixiarnos

Abrir ventanas como puertas de hornos

y recoger panes quemados

sólo para hambre de pirómanos

esos raros que ahuman el verano

y adoran los brotes entre las cenizas

Ver ante los tribunales a los rayos

que se esfuman

antes de que ningún expediente concluya

y los testigos ¡pobres ignorantes!

les atribuyan crímenes de otros rayos

             después

ser parte de ese jurado absurdo

que escucha perorar sobre el cambio climático

sin saber nada de glaciaciones

o los caprichos de la estrella

que nos ha tolerado

                   después

acomodarnos a nestra tecnología

mientras persista

jactarnos de nuestra instantaneidad

parpadear mientras hacemos un comentario

desde el otro lado del mundo

y el viento

sin apariencia que cuestione su pureza

dispersa cristales y certezas

asfixiándonos en nuestro nombre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Abel German -

Lo que más me llama la atención de este poema es su aliento. Es el ritmo sostenido. La intensidad. Quizás los contenidos esenciales de cualquier poema.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres