Blogia
Impronta en las dunas

A veces sueño lo que nadie sueña.

A veces sueño lo que nadie sueña.

    A veces sueño lo que nadie sueña, entonces rozo la realidad. Soñé que era un estúpido agujero negro, absorbiendo aquí para arrojarlo allá, sin tener noción de aquí  y menos del allá. Una labor absurda, labor de sueño, de fatuo agujero negro recién descrito en un embrollado cálculo matemático, correcto por hermoso según dijo alguien. Absorbía caos y vomitaba caos en otra dimensión que vendría a ser algo así como la papelera de reciclaje de mi ordenador, sólo que se me antojaba irrecuperable, en la lógica de mi sueño lo era. Pero sucedía algo interesante por lo que me contrarió despertar, en el allá yo no era un hueco oscuro vulgar. Era un fastuoso y creativo Big Bang.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Maria -

Que poema tan profundo y tan visual. Es cósmico
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Abel German -

Una hermosa reflexión. Y una hermosa conexión entre el texto y la imagen.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres