Blogia
Impronta en las dunas

La Recreación.

La Recreación.

Y la luz lo era todo, invisible

Y Dios dijo: ¡Deshágase la luz!

Y la luz se deshizo en siete plumas

el ala de donde  nacieron los pájaros

Siete hojas

para siete árboles

Siete gotas de lluvia

para los primeros siete ríos

que desembocaron en las oquedades de los mares

Y fue el mar

y los peces

también las barcas que exigieron remeros

y Dios tuvo que crear el ancla

los faros de luz intermitente

con diminutas luciérnagas amaestradas

Tuvo reminiscencias de sí mismo

desnudo

hastiado

sólo sobre las hierbas

buscando una mujer entre sus muslos

y supo que ella había estado

que ella es la madre del mundo

y el hombre

cuando la penetra

sólo quiere regresar

Dios no hacía más que recordar

un futuro que ya había olvidado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Abel German -

Un bello poema, de esos que abren todo un abanico de reflexiones a la vez que se disfrutan. Poesía inteligente. O sea, que une la reflexión con la estética, en una combinación sin estridencias. Difícil equilibrio que es todo un logro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres