Blogia
Impronta en las dunas

Acudo con harapos.

    Acudo con harapos de meditación al círculo de los iluminados. Cada uno situado bajo su estrella con la convicción de que su luz es la verdad. Así, medio desnudo, ocupo mi puesto de modesta vela que chisporroteante se consume. Parpadeo moribundo, cercanía que hace palidecer a las lejanas luminarias. La verdad es una temblona fugacidad de animados fantasmas danzando en tenue calidez para diluirse en lo osccuro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Abel German -

Es lo que tiene la buena poesía: puede decir lo que ya sabemos como si nunca lo hubiésemos escuchado. Es como si jamás nadie hubiese escrito sobre la verdad, sobre la duda de la verdad, con esta humildad y con imágenes tan precisas. Aunque no sea así. Ya sabemos que sólo podemos descubrir nuestro propio modo de andar sobre la descubierto. Este4 es un ejemplo perfecto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres