Blogia
Impronta en las dunas

Imagen y semejanza.

Imagen y semejanza.

    La hondura gestual de la calle.

    El pestañeo asombrado de sus lámparas, la intención

lasciva de sus rincones

y las bocas imprevisibles de las ciudadelas

que guardan blasfemias 

en su avara oscuridad de porte rancio.

    Desde las azoteas,

ojos con sed,

             mironean la dádiva del desnudo

en un innúmero festín de ventanas.

    El calor.

    Una tos seca. Profunda. Tos insomne,

como alternativa a la asfixia.

    El llanto monótono de un niño, llanto

que se acopla a la tos, como dos necesidades antípodas,

síntesis de un desamparo casi universal.

    Desamparados, los amantes que sucumben a la rutina

e incuban sin saberlo, el áspero huevo del odio.

    Desamparado, el ángel que se asoma al vasto cinturón

de la miseria y el impacto le arrebata la levedad

y le hace arrastrar las alas

con un gesto tambaleante y sucio.

Le gritan al ángel, le apedrean,

apenas logra escapar

y ocultarse en el lugar más oscuro,

como un gato moribundo.

    Desamparados, los que han tirado las piedras al ángel,

sin saber que era un ángel y luego le ruegan a Dios

que les envíe un ángel.

    Desamparado Dios ante su creación,

la imagen multiplicada de su desamparo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Abel German -

Un poema de muchas aristas. Cuando terminé de leerlo me quedó la sensación de haber leído, en apenas un minuto, un largo tratado filosófico. Y, por supuesto, un bello poema.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres