Blogia
Impronta en las dunas

Ebriedad filosófica.

Ebriedad filosófica.

    Estaba tan ebrio que avizoraba la sabiduría absoluta. Disfrutaba del éxtasis, la divina felicidad de los iniciados. La razón al carajo, las esencias aletargadas, ubicuas, alimentadas por una emisora foránea que emitía una canción exclusivamente para él. El infinito y la eternidad en un aquí y ahora en tránsito. El universo en un dislate, la verdad reducida a píldoras para escozor de los sabios que esgrimen teorías, sin las satisfacciones del filósofo beodo que la desflora en el lecho mutante de la perplejidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Abel German -

En este texto/fotografía (porque de un conjunto se trata) encuentro algo divertido. Quizás el humor capricorniano de que habla María Elena, esa buena amiga. Humor inteligente y poético, ¿puede haber algó más difícil?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres