Blogia
Impronta en las dunas

Como siempre.

    A veces cuando vuelvo por el camino que no he emprendido, descubro el silencio que me espera. Yo mismo me recibo en la puerta. No me saludo, ni siquiera me pregunto cómo te ha ido, me basta con mirar su tristeza , mi tristeza,  que viene a mi lado como siempre, moviendo la cola por no sé que insana alegría.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Abel German -

Si hay algo fascinante en estos poemas es la versatilidad con que exploras el subconsciente hasta convertirlo en consciente, casi podría decirse colectivo; y cómo sitúas la soledad del individuo frente a sí mismo en un lugar asequible donde todos podemos reconocernos. Porque al final todos andamos (y volvemos), de una manera u otra,por ese camino que no hemos emprendido. Y que, quizá,no emprendamos nunca.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres