Blogia
Impronta en las dunas

La luna, el poema y yo.

La luna, el poema y yo.

    La luna regresa siempre rebotando por los poemas y se sitúa allí, extraña, en esa porción del cielo. La veo falsa, ridícula, como un apéndice estrafalario de la Tierra. Busco todas las luces posibles y me envuelvo en ellas hasta que la luz del astro sea una abstracción. Entonces recupero la luna húmeda que brota de mi lengua y la asesino con voluptuosa alevosía. Luego, hipócrita por instinto, la lloro y sepulto en un pobre poema harto de lugares comunes. Esa luna soy yo. El poema deseo que sea de otro. Algo eterno ha rozado mi mediocridad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Abel German -

De nuevo el texto y la imagen se complementan muy bien. Ambos trasmiten un mensaje que es, en cierto sentido, un llamado de atención sobre el uso de ciertos recursos a la hora de hacer poesía. Es decir, que se trata de una excelente reflexión sobre la luna como símbolo poético y, más allá, sobre la existencia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres