Blogia
Impronta en las dunas

Ventanas entornadas

    Ecléctico caballo de insípida hondura galopando su miseria en los empedrados. Un jinete lo acosa desde el goteo inacabable del viernes, del hedor insoportable de las ranuras del día y el ocaso vestido de heraldo para ser el oportuno de las esquinas de la noche. Un grilleo en desmesura abre el candado minúsculo de la puertecita de las despedidas. El caballo resopla harto de caminos y se desploma. Aquel, por no mirar, se mastica los ojos y los escupe sobre el crepúsculo; las ventanas entornadas, ven.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Abel German -

¿Se trata de la descripción de un atardecer de viernes? ¿O de la descripción de un misterio que hay tras las ventanas entornadas? ¿O ambas cosas? El encanto de este texto radica tal vez en su ambigüedad. En su mensaje un tanto críptico. En esas puertas entornadas que, sin embargo, ven.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres